Vacunas: «Tumor Frío a Tumor Caliente»

En ocasiones, según las características del tumor y del paciente, realizamos lo que se llama el paso de «tumor frío a tumor caliente» inyectando intratumoralmente, antes del tratamiento una vacuna antivírica que provoca una gran afluencia de células del sistema inmunitario del paciente al tumor, particularmente linfocitos T, lo cual hace que el tumor sea mucho más receptivo al tratamiento mejorando así los resultados finales.

Abrir chat